Las vacaciones son para disfrutarlas, pero hay que dejar claro que la piel no se va de vacaciones. Si queremos que no sufra por la exposición al sol y la playa es fundamental que tengamos una serie de pautas en cuenta.

Con la ayuda de nuestra experta te queremos mostrar consejos para que puedas conseguir el bronceado que estás buscando sin que la piel sufra demasiado. Pero antes de entrar en detalles, quiero que sepas que es muy importante retirarse del sol cuando la piel comienza a ponerse colorada. Es el principal síntoma de que la piel comienza a sufrir por un exceso de radiación. Si seguimos expuestos al sol para conseguir un moreno más rápido, lo que vamos a conseguir es ardor, hinchazón y quemaduras que pueden ser incluso graves si la exposición se produce durante demasiado tiempo. Para evitarlo, te recomiendo algunos consejos sencillos que te permitirán cuidar la piel en la playa.

Usa protector solar

Si realmente quieres coger color y no quieres que la piel sufra demasiado, una de las cosas que tienes que hacer es usar un protector solar de calidad. Actualmente hay muchos protectores entre los que elegir, pero no todos son iguales. Siempre tienes que elegir el factor de protección que mejor se adapta a tus necesidades. Personalmente te recomiendo optar por protectores que sean resistentes al agua salada. De esa manera podrás darte un baño en el mar y seguir teniendo la protección que buscas. Si no es resistente al agua, después de cada baño tendrás que darte el protector solar.

Si no usas un protector solar no solo verás cómo te pondrás rojo. Esa rojez rápidamente pasará a provocar ardor, lo cual es realmente molesto. Y si la exposición es alta, todo puede traducirse en un envejecimiento prematuro de las células o incluso puede provocar cáncer de piel o en otras partes del cuerpo. Si no tienes claro que producto adquirir, puede ser una buena opción consultar con el dermatólogo. Te recomendará el mejor según tu piel y en consecuencia tendrás la certeza de tener la protección que buscas.

Evita tomar sol en horas punta

Tomar el sol en las horas centrales del día puede ser la peor decisión del día. Teniendo en cuenta las recomendaciones de los expertos, se recomienda tomar el sol de 7 a 11 de la mañana y después de las 4 de la tarde. El objetivo es evitar las horas centrales del día cuando el sol tiene demasiada potencia y puede provocarnos más daños en la piel.

Para evitar problemas, se suele recomendar que la exposición al sol no se directa, sino bajo una pequeña sombra. Un ejemplo lo podemos encontrar en las sombrillas, las cuales nos dan sombra y nos permiten disfrutar de un buen moreno. En el momento de ponerte al sol, es fundamental proteger los ojos y la cabeza para disminuir la incidencia del sol en esas zonas. Puede ser una buena idea tomar el sol con sombrero y gafas de sol. Te darán elegancia y sobre todo te permitirán tener una mayor protección. Al fin y al cabo, tu salud es lo más importante.

Disfruta de los baños fríos

Se ha demostrado a través de muchos estudios que, tras la exposición al sol, el cuerpo se recalienta por encima de la temperatura debida. Para que el cuerpo vuelva a tener la temperatura adecuada, se recomienda darse un baño de agua fría. Durante el verano hasta lo agradecerás.

Después del baño el cuerpo tendrá más fácil recuperar la temperatura adecuada. Al conseguir la temperatura perfecta, el cuerpo sufre menos. Todo será mucho más beneficioso para tu salud. No olvides que solo tienes una piel, todos los cuidados son pocos para protegerla y mantenerla joven durante más tiempo. 

Usa los cepillos faciales Foreo

Tras un buen baño y cuando la piel ha obtenido la temperatura perfecta, es el momento en el cual puede ser interesante usar el cepillo facial Foreo. Se están poniendo de moda porque ofrece muy buenos beneficios, de aquí que sea positivo para rejuvenecer la piel de la persona que ha estado expuesta al sol.

En https://www.pacoperfumerias.com/foreo podemos encontrar una amplia variedad de cepillos faciales Foreo. Una vez elegido el modelo perfecto podrás eliminar las células muertas, eliminar la obstrucción de los poros y en consecuencia disfrutarás de una piel suave y limpia. Se ha demostrado que esta opción viene muy bien para las personas que quieren luchar contra las arrugas y los síntomas de la edad.

Hidratación diaria

La hidratación de la piel es necesaria para que pueda lucir su mejor aspecto. Pero no solo tienes que seguir el tratamiento diario que venías haciendo hasta el momento, también tienes que darte un baño de crema hidratante después de cada exposición al sol.

Se ha demostrado que la exposición al sol provoca un exceso de evaporación del agua del organismo y sobre todo de la piel. Para evitar problemas, cuando notes que la piel está seca o después del baño de sol hidratante correctamente. Opta por una crema hidratante de calidad para tener la seguridad que los resultados son óptimos.

Pero no solo tenemos que hidratar la piel, también es fundamental beber agua para conseguir una hidratación adecuada. Además, para evitar un exceso de deshidratación es importante evitar los alimentos salados o ricos en sodio.

Apuesta por consumir alimentos ricos en vitamina C

Para que las vacaciones no se traduzcan en un problema, se recomienda optar por los alimentos que son ricos en vitamina C como por ejemplo las naranjas, mandarinas, fresas o kiwi entre otros. Son alimentos muy refrescantes, seguro que no tendrás problemas a la hora de disfrutarlos.

Te puedo asegurar que a través de unos cuidados adecuados de la piel después de un día de playa y sin disfrutar de un exceso de horas de sol, te aseguro que los resultados serán muy buenos. El objetivo siempre tiene que ser el de poder lucir un buen bronceado sin poner en riesgo la salud. Puede parecer complicado, pero con los consejos expuestos anteriormente seguro que consigues lo que estás buscando.

Comparte en las redes socialesTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0
(0/5) de 0 votos.